Cada tetera con su té

Cada tetera con su té

La tetera ha sido durante mucho tiempo un elemento de decoración en el hogar, con la única utilidad de crear ambiente en un espacio abierto o un objeto “paporsi” que conscientemente adquirías o que te regalaban por despiste. Debido a esto, la utilidad de la tetera  disponible era cuestionable, siempre demasiado grande, como para hacer té para un regimiento cuando, con un poco de suerte,  la estrenabas con poca habilidad para tu amiga “rarita” con una bolsita de té comercial que habías comprado en uno de esos días rumbosos de primero de mes en el super.

Pues sabed que las teteras hay que elegirlas con tino y cariño. No es lo mismo usar la tetera de cristal, con la que puedes realizar una infusión con cualquier tipo de té porque sus aromas no se adhieren a las paredes y no  contaminan la siguiente infusión, que utilizar una tetera de arcilla de  Yixing que con el uso, sus paredes van tomando los aromas de el té que usas y pueden arruinarte un té blanco ligero o un verde delicado.

Por esto, mi sugerencia es que si te estás iniciando en el té, compres una tetera muy pequeñita de cristal (200 cc) que te sirve para un solo servicio y para todos los tipos de té y, conforme vayas arriesgando en tus compras, te autoregales la de Yixing para tus tés oolong y tés rojos, la de hierro de Morioka para los tés negros o una bonita tetera de porcelana para lo que te dé la gana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: