La cafeína es el mismo compuesto químico que la mateína (el mate), la teofilina (el té) o la guaramina (la guaraná). Tiene efectos estimulantes sobre el sistema nervioso y por ello algunas personas tienen limitado su consumo.

Vaya por delante que la eliminación de la cafeína no afecta al sabor y el aroma del café, puesto que el proceso para extraer la cafeína se realiza con el grano verde, es decir, antes de su tostado que es cuando aparecen los aceites esenciales que le otorgan las peculiaridades organolépticas  que apreciamos cuando nos tomamos un café.

Chicas trabajando con una taza de caféPara no aburriros con las  procelosas técnicas de descafeinado, os diré que la más ecológica y saludable es la que emplea el agua, si, el agua como único elemento para descafeinar, sin ningún ingrediente químico y dejando en el café toda la calidad y las características que el grano tiene. Existen otros procesos en los que se utiliza agentes químicos que dejan restos en el grano y que posteriormente pasan a tu  taza ( en cantidades controladas y admitidas por las administraciones sanitarias).

En general (porque depende del tipo de grano y su proceso), al café se le elimina el 98% de cafeína y en tu taza queda un resto de entre 5 mg ó 10 mg de cafeína por taza.

Para que te ayude a saber cuántas tazas puedes tomar de café te dejo la siguiente tabla:

 

Producto

Cafeína (datos aproximados)

Café expreso (30 ml)50 mg
Café expreso descafeinado (30 ml)12 mg
Té blanco o verde en hojas12 mg

Recuerda que puedes ingerir 300 mg de cafeína diario, así que puedes ir intercalando tazas con y sin en el caso de que seas todo un coffeeadict.